Oportunidades de la tecnología NFC en los viajes de empresa (1)

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • Print

Éramos pocos y… una nueva tecnología irrumpe con fuerza (esta vez, o al menos eso parece) para quedarse. Sí, señores. Hablo de la tecnología NFC. Son muchos los que han oído hablar de ella en los últimos tiempos y muy pocos los que conocen realmente cuáles son las virtudes y beneficios que potenciarán su entrada en el mercado global (y competido) de las Nuevas Tecnologías.

Empezaré por el principio. Las siglas NFC, en inglés “Near Field Communication”, hacen referencia a una tecnología de comunicación inalámbrica de corto alcance y alta frecuencia, para el intercambio de información entre dispositivos de forma rápida y segura. Hasta aquí todo claro. Ahora bien, ¿qué la hace tan especial?¿cuáles son sus aplicaciones reales?

Como en otros muchos “descubrimientos”, la utilidad depende de muchos factores y variables que serán claves en el éxito o fracaso a medio y largo plazo. En el caso de la tecnología NFC, podríamos decir que actualmente se encuentra en un estado de hibernación, a la espera de su “momento estelar”.  Pero, ¿para cuándo ese momento?

Actualmente existen muchos intereses encontrados, tanto por parte de los fabricantes de terminales o de las grandes compañías de tarjetas de crédito, como de las propias entidades bancarias. Ninguno de ellos quiere perder el carro de esta tecnología y pretenden liderar el mercado desarrollando la “mejor solución”,… su solución. ¡Con lo fácil que sería todo haciendo uso de estándares!

Es por ello que actualmente se está limitando su uso a un reducido círculo de proyectos piloto, principalmente en el ámbito de EEUU. Empresas como Google ya disponen (en fase de pruebas) de su propia solución, aplicada a terminales Android, y denominada Google Wallet. Y si todo esto parece complejo, dejaremos de lado la necesidad de disponer en los comercios de sistemas de pago adaptados. Pero todo llegará, ¡cuando algo interesa, siempre llega!,… y en este caso no cabe duda de que es (muy) interesante, (reconociblemente) útil y (futuriblemente) rentable.

Actualmente existen muchos terminales (SmartPhones) que incorporan la tecnología NFC, pero no será hasta que su irrupción en los dispositivos de Apple (previsiblemente en el último cuarto de 2012), cuando esta tecnología cuente con un grado de penetración que lo haga atractivo y potencie su uso de forma generalizada. Todo parece apuntar a que el nuevo iPhone 5 si incluirá ésta tecnología entre sus nuevas funcionalidades.

Ahora bien, estaréis de acuerdo conmigo en que no se pueden poner puertas al campo y, en este sentido, vaticino que en muy poco tiempo (no más de 12-18 meses) el estándar NFC estará implantado en más de un 90% de terminales, momento en que su uso empezará a despegar.

Y no será sólo un mero sistema transaccional para el pago de compras en comercios, restaurantes u ocio en general, sino que contará con innumerables usos que hoy no conocemos, pero que serán cotidianos en nuestro día a día personal y profesional.

En el sector que hoy nos ocupa, concretamente en el viaje de negocios (y en el turismo en general), será uno de los segmentos donde más desarrollo tendrá esta tecnología y se potencie su uso con nuevas aplicaciones prácticas:

  • Unificación y pago con múltiples tarjetas desde un único dispositivo.
  • Pago con tarjetas corporativas personalizadas.
  • Unificación y uso de múltiples tarjetas de puntos para clubs de viaje.
  • Sistemas de acceso restringido, autochecking, etc.
  • Sustitución progresiva de las tarjetas de embarque.
  • Universalización de los billetes electrónicos.
  • Seguimiento de equipaje.
  • Canjeo de cupones descuento, ofertas, etc.

Y un largo etcétera de posibilidades que surgirán alrededor de los viajes de negocios, siempre desde el prisma de la simplicidad, utilidad y rapidez en el uso, con la máxima seguridad en todo el proceso y la comodidad final del usuario que utiliza el servicio.

Como veis, son muchas las posibilidades que tendrá esta tecnología, aunque aún queda mucho por hacer y muy poco tiempo que perder. Estamos a tiempo de innovar y capacitar nuestras empresas y personas, con una tecnología que posibilite un mejor uso de los recursos, de forma más eficiente, segura y rentable.

No podemos (permitirnos) perder el tren de la innovación, al mismo tiempo útil como necesaria, más si cabe en estos momentos de dificultad económica, donde la diferenciación no reside en el precio del servicio, sino en su calidad y en la capacidad de adaptación a los nuevos entornos socio económicos, en constante cambio.

Muchas gracias.

Copyright-protected by Digital Media Rights

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • Print