Los agentes de viaje: Un modelo en transformación (y 3)

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • Print

Han pasado varias semanas desde que abrimos el debate sobre los nuevos retos y oportunidades a los que se enfrenta el modelo de distribución turística en España. En esta tercera y última entrega vamos a terminar cerrando el círculo, aportando una visión práctica acerca de las estrategias sobre empleabilidad y oportunidades profesionales que se abrirán camino los próximos años y que serán los pilares sobre los cuales se sustentará la reconstrucción del sector.

Todo empezó un día como hoy hace poco más de un mes. La publicación de la noticia del caso Orizonia abría una vez más las puertas a la desesperación, poniendo de manifiesto lo que veníamos diciendo desde hace tiempo: El sector necesita una urgente reinvención y adaptación a los nuevos tiempos. Al igual que otros, el turismo ha logrado capear el temporal durante los últimos años escondiendo sus vergüenzas debajo de la alfombra, pero ha llegado un momento en que la situación se ha vuelto insostenible y, como un castillo de naipes, todo se ha empezado a derrumbar.

En cualquier caso, estoy completamente convencido de que saldremos adelante. ¿Sabéis por qué? Porque existen dos diferencias claras entre el turismo el resto de sectores hoy en proceso de reestructuración. Mientras que unos han vivido del humo y de la especulación, aprovechándose de las debilidades de los demás, el sector turístico ha logrado generar un alto valor en la percepción del servicio que tienen los clientes. El turismo aporta experiencias, vivencias y emociones, no tiene fronteras y es eso precisamente lo que le confiere la garantía de un futuro prometedor.

En segundo lugar, el sector turístico se encuentra en un estado de madurez muy avanzado que le provee de unos robustos cimientos para aguantar con fuerza los envites de la crisis y apalancarse hasta lograr cumplir los objetivos propuestos a medio y largo plazo.

Ahora bien, la madurez no está reñida con la evolución y al mismo tiempo está vinculada con la innovación y la especialización de un sector con un enorme potencial. Estoy seguro que muchos de vosotros, decaídos por las circunstancias, os preguntaréis “¿qué puedo hacer yo ante esta situación?” Es probable que os tienten las respuestas evasivas de echarle la culpa a la clase política, a la economía, a la sociedad,… para terminar finalmente aceptando la realidad de la supervivencia y la resignación.

Por favor, ved el siguiente vídeo y después continuad leyendo:

http://www.youtube.com/watch?v=i07qz_6Mk7g

No voy a entrar con reflexiones personales para no influiros. Prefiero que cada cual recapacite sobre lo que ha visto y valore lo que ha obtenido. Ahora estáis preparados para continuar y descubrir las nuevas oportunidades profesionales a través de la especialización, el autoempleo y el emprendimiento.

¿Cuáles son esas nuevas oportunidades profesionales?, ¿Qué tienen de especial?, ¿Por qué van a triunfar en los próximos años?, ¿Quién podrá formar parte de éste nuevo modelo?..

Estas son algunas de las preguntas a las que tenemos que empezar a dar respuesta, desde los jóvenes que actualmente terminan sus estudios y que tienen que entrar a formar parte del tejido productivo; hasta los profesionales con experiencia, altamente cualificados, que actualmente trabajan por cuenta ajena en empresas del sector de la distribución; pasando por los empresarios y emprendedores que han visto cómo sus negocios han pasado de mantenerse holgadamente a tener que hacer malabares para no caer estrepitosamente en el abismo.

Como primera oportunidad tenemos el fenómeno Home Based Travel Agent, que será uno de los modelos que triunfarán en España durante los próximos años, importado directamente desde Estados Unidos y Canadá, donde ha logrado con éxito crear una extensa red de Agentes de Viaje Virtuales. Actualmente es un modelo embrionario que está iniciando su expansión por otros países y continentes. Estoy convencido de que funcionará, porque se trata de una fórmula de evolución lógica y natural dentro del sector.

Será una de las propuestas clave para la generación de puestos de trabajo estables y de larga duración. Y aprovecho este foro para pedir al Gobierno, en tono de reivindicación (y súplica), que haga una apuesta clara y formal en este sentido, con ayudas y subvenciones a desempleados que deseen embarcarse en un proyecto personal y empresarial, reduciendo los costes de inicio de actividad, licencias y burocracia pertinente. Una “populista” rebaja en la cuota de autónomos no es suficiente.

Actualmente son miles los empleados que han sido indiscriminadamente despedidos a través de las sucesivas olas de cierres por quiebra, los innumerables EREs y ERTEs que han venido azotando sin descanso al sector durante los últimos dos años. ¿Cómo logramos salir adelante de esta situación? Con resignación desde luego que no. Echando currículos lo veo complicado… Por tanto, no nos quedan muchas más opciones. Nos podrá gustar más o menos, pero la única solución posible radica en la formación especializada y el autoempleo.

Existe una clara oportunidad en este sentido. España es un país clave y estratégico dentro del sector turístico a nivel mundial. Contamos además con profesionales muy cualificados con una experiencia que va mucho más allá de la infravalorada atención de mostrador. No podemos tirar la toalla, tenemos que reivindicarnos, creando nuestros propios modelos de negocio, con unos costes ajustados, desde nuestra propia casa, haciendo uso de las nuevas tecnologías y las redes sociales, aprovechando el nuevo perfil del cliente y consumidor de viajes, más social, apalancado en nuestros círculos de amistades más cercanos (familia, amigos y conocidos), que van a confiar más en nuestro criterio y conocimiento sobre un destino y en la gestión del viaje.

Por otro lado y centrados en el eje de la especialización del servicio al cliente, surgirán nuevos modelos empresariales basados en la asociación y franquicia. Está claro que al igual que sobran sucursales bancarias, sobran agencias a pie de calle en el modelo actual. Lo cual no quiere decir que hagan falta menos profesionales, todo lo contrario. El sector turístico será de los pocos en crecer a buen ritmo los próximos años, por lo tanto serán necesarios más agentes, pero con un enfoque claramente diferente, con un perfil mucho más especializado, ofreciendo un servicio completamente adaptado a las necesidades de los clientes.

¿Y cómo lo conseguimos llevar adelante?,… a través de la asociación, de la generación y puesta en valor de ideas comunes, de proyectos empresariales que aúnen esfuerzos y objetivos: La unión hace la fuerza. En este sentido contamos con un claro ejemplo a través del portal Web de Triping.comel primer Market Place en España entre usuarios y agencias de viajes especializadas. La plataforma de viajes online reúne a más de 60 agencias de viaje especializadas, las cuales ofrecen a través de Internet la contratación de experiencias personalizadas, acorde a los gustos y necesidades de los clientes que buscan a través de la red.

Ha llegado el momento de dejar de lado las envidias y los miedos para ponernos manos a la obra a colaborar, con una visión integradora y constructiva. Existen infinidad de opciones y nichos de especialización aún por cubrir y no necesariamente dentro del segmento del “bajo coste”: Viajes de aventura y naturaleza, viajes singulares, viajes para segmentos de población con unas necesidades y peculiaridades claramente diferentes, viajes de intercambio, viajes de lujo, viajes espaciales,… ¿alguien da más?

Otro de los modelos para los que auguro un crecimiento muy importante, es el de las Agencias Online en “Marca Blanca”. No es oro todo lo que reluce y el mercado en Internet empieza a sufrir su primer crisis de identidad, debido a la masificación y pérdida de valor de las plataformas que han basado su estrategia en el posicionamiento SEO y SEM, en ofrecer un “commodity” basado en el mejor precio (el más bajo), dejando completamente al margen la apuesta por el valor al cliente, olvidándose de cubrir sus necesidades más básicas.

Todo ello va a poner de manifiesto un modelo basado en la atención personalizada al consumidor, a través de puntos de venta físicos, más cercanos y humanos; a través de un conjunto de profesionales que puedan prestar sus servicios al cliente bajo el paraguas de una gran marca, dentro de un modelo sostenible y realista, formando y apoyado por una extensa red virtual de agentes de viaje “marca blanca”,… ¿No os suena de algo?, todo me hace pensar en una especialización del modelo Home Based.

Un claro ejemplo de este nuevo modelo de comercialización turística lo encontramos de la mano de Destinia, quien ha lanzado recientemente OnlineTravel, su nueva apuesta empresarial. El proyecto se apoya sobre su actual plataforma online de venta de viajes y cuyo objetivo es crear una red de afiliados que oferten los productos turísticos de Destinia.com (inicialmente dentro de los segmentos de Hoteles, Vuelos, Vuelos+Hotel y Coches de Alquiler). El proyecto está dirigido a agencias de viajes, colectivos y profesionales, que quieran emprender un nuevo proyecto personal dentro del ámbito de la distribución de viajes y con el único requisito de contar con un dominio propio, que ellos mismo alojan en sus servidores.

Y para terminar (hay muchos más pero lo dejaremos para más adelante), otro de los más que probables nichos que se abrirán paso en los próximos meses es, sin lugar a dudas, el del viaje de negocios. España es un país con una economía sustentada principalmente por las pymes. Una crisis galopante y sostenida (la causa), sumado al poder de la globalización (el efecto), están obligando a redirigir el foco del negocio de muchas de estas empresas hacia la internacionalización de sus actividades productivas y de exportación.

Todo ello implica viajes, muchos más viajes, para conocer clientes, para forjar acuerdos de colaboración y distribución, para visitar nuevos emplazamientos para fábricas, etc. Por tanto podemos vaticinar que el consumo de viajes corporativos crecerá de forma notable dentro del sector de las pymes en los próximos años. Y tengo la impresión que, hasta hoy, este nicho ha sido descuidado (infravalorado) por las grandes firmas del business travel.

Por tanto, se abre una puerta clara a la oportunidad. Existen muchas necesidades por cubrir, especialización en el servicio y atención personalizada al viajero corporativo, creación de servicios de internacionalización, gestión de paquetes de servicios entorno a los destinos más frecuentes, creación de redes y herramientas 2.0 para la atención antes, durante y después del viaje, integración con los sistemas de gestión corporativa,…

Todos los modelos que acabamos de ver y aquellos que seguro surgirán en los próximos años, tienen en común una misma característica: la necesidad de evolucionar hacia una profesionalización del sector, centrada en la formación especializada de los que forman parte del tejido productivo.

Muchas gracias.

Copyright-protected by Digital Media Rights

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • Print