Hacia un destino turístico inteligente

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • Print

Actualmente solemos confundir o relacionar el término inteligente (Smart) con innovación y tecnología de vanguardia, casi rozando la sofisticación espacial. En este sentido, los entendidos en la materia definen un Destino Turístico Inteligente (DTI) como aquel capaz de integrar la tecnología más avanzada dentro de un territorio, para ponerla al servicio de las empresas y de los turistas que lo visitan.

Si bien en lo esencial de la definición estoy de acuerdo, discrepo en cuanto a la importancia o relevancia excesiva que se pretende dar a la tecnología en el proceso de transformación. Tal y como yo lo veo, la tecnología es una herramienta “commodity” para lograr un fin, y no el fin en sí mismo. ¿Es importante?, por supuesto, mucho, pero no es la base.

El núcleo esencial de un Destino Turístico Inteligente sobre el cual debería girar todo el sector que comprende el territorio: agencias de emisión y receptivo, oferta de recursos y servicios, el conjunto de informadores turísticos, los proveedores, la administración,… son y deberían ser las personas y el conocimiento exhaustivo que podamos tener de éstas, con el objetivo de poder aplicar de manera “inteligente” dicho conocimiento, para ayudar a ofrecer un producto que satisfaga las necesidades más ambiciosas de los futuros viajeros y turistas.

España, como ya sabemos todos los que formamos parte de este sector, es un destino de primer orden a nivel mundial, pero,… ¿se nos puede considerar inteligentes?. La respuesta a esta pregunta no es trivial y, con todos mis respetos, depende básicamente de la interpretación y autocrítica que hagamos sobre ciertos aspectos inherentes a nuestra estructura económica, social y política.

Si valoramos el enorme potencial y posicionamiento que tenemos como destino y lo que podríamos llegar a conseguir, mi respuesta es no, francamente no podemos considerarnos “inteligentes”, no hasta que exista una clara unidad e integración de todo el sector de modo global. Si lo fuera estaríamos explotando todo el potencial, logrando posicionar el sector hasta niveles desconocidos hoy en día.

Factores como la división territorial y política, la delegación de las “famosas” competencias o la fragmentación del gasto en inversión turística por los diferentes estamentos públicos, nos restan competitividad y capacidad de adaptación al nuevo medio, lo cual limita nuestro crecimiento.

Debemos dejar a un lado la visión indiscriminada, absurda y anticuada que tenemos de lo que entendemos “nuestra competencia”. El nuevo entorno turístico en pleno proceso de transformación requiere de un apoyo real y sincero de todos los actores que formamos parte del sector. Tenemos que aprender a generar valor a nuestros clientes (viajeros, turistas,…) y para ello debemos cooperar en el intercambio de información y conocimiento.

Cambiando de tema y siguiendo con el segundo de los aspectos clave para dar respuesta a la controvertida pregunta, puedo afirmar sin miedo a equivocarme: ¡Estamos en el camino!. Actualmente muy pocos saben que España lidera de forma proactiva el grupo de trabajo  para la creación y aplicación de un estándar internacional sobre el desarrollo de los futuros Destinos Turísticos Inteligentes.

Este hecho podríamos considerarlo casi histórico, pues supone un gran avance, la piedra angular sobre la que se apoyarán los futuros DTIs en su conceptualización e implementación y me enorgullece saber que España, una vez más, lidera el cambio y podéis estar seguros de que personalmente, como miembro experto de ese consejo asesor, trabajaré sin descanso por y para todo el sector.

Hagámonos un favor y dejemos de lado los intereses partidistas, las fronteras imaginarias y nuestras más infantiles envidias. Pongámonos a trabajar con esfuerzo y exigencia, apoyándonos de la experiencia y el enorme recorrido realizado hasta el momento. No tengo ninguna duda de que lograremos salir adelante, como hicimos en el pasado, como hacemos siempre, porque somos un pueblo y esta vez sí lo digo alto y claro: INTELIGENTE.

Muchas gracias.

Copyright-protected by Digital Media Rights

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • Print