Grandes “fracasos” tecnológicos a la espera de otra oportunidad

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • Print

¿Quién dijo fracaso?,… Si algo he aprendido en los últimos años es ver el fracaso como un motor que impulsa el aprendizaje. No hay motivos para dudar, el éxito está a nuestro lado, nos rodea en todas direcciones, tan solo hace falta perseverar con ilusión y disfrutar de la constancia para lograr encontrarlo.

Son muchas las ideas que no han terminado de ver la luz en los últimos años, incontables si nos remontamos tan sólo un par de décadas. El éxito no parece tener una relación directa con entornos predecibles, sino más bien con comportamientos caóticos y sin orden aparente, en el cual entran en juego variables temporales, sociales, políticas o económicas.

Ahora bien, ¿cuáles son las claves que debemos entender para aumentar la probabilidad de éxito?,… Conocer mejor al cliente, crear productos que se adapten a necesidades reales y pensar siempre en términos de aportación de valor. Lamentablemente estamos más acostumbrados a ver ideas “Frikis”, que planteamientos realmente revolucionarios.

Veamos algunos ejemplos:

  • Una realidad aumentada, muy desinflada: Las famosas Google Glass,…

    Fue bonito mientras duró,… Parecía que Google iba a revolucionar el mundo gracias a su proyecto estrella y así fue, al menos, durante un tiempo, pero finalmente (más bien temporalmente) este gadget naufragó. Hoy en día nadie quiere oír hablar de Google Glass, incluso su impulsor Sergey Brin… ¿qué ha podido pasar?, ¿tal vez los 1.200€ que costaban?, ¿un diseño “parco” y poco funcional?,… la verdad, no lo sé, lo que si tengo claro es que aún queda mucho trabajo por hacer.

    ¿Qué hemos aprendido?,… El potencial que puede tener en aplicaciones de nicho para determinados segmentos población, como por ejemplo sistemas de ayuda a la inclusión de personas invidentes.¡Habrá que esperar a ver que sucede!.

  • Tecnología “Wearable” hasta en la sopa: ¿Un reloj de 500€?,…

    Relojes inteligentes, tejidos de última generación,… Con el lanzamiento deApple Watch o Android Wear, un sistema operativo de “quita y pon”, han surgido multitud de gadgets causando una gran expectación, pero,… ¿es oro todo lo que reluce?, evidentemente no. Baterías limitadas, diseños poco funcionales y precios cuánto menos prohibitivos, han provocado que éstos dispositivos sean (al menos por ahora) más bien una quimera.

    ¿Qué hemos aprendido?,… Todo producto con el prefijo “Smart” debe diseñarse poniendo el foco en su utilidad real y aportación de valor al usuario. A veces más vale esperar el momento que pecar de adelantado. ¡Todo llegará,… seguro!.

  • La “revolución” del SmartPhone: ¿Apple vs Google?,…

    Móviles “gigantes” que se doblan en el bolsillo del pantalón, 850 millones para unas pantallas de Zafiro irrompibles que no vieron la luz, cambio de cromos entre Nokia y Microsoft por ganar un posicionamiento inexistente y a todo esto Blackberry buscando un sitio en el mercado que nunca llega,… ¿qué está sucediendo en el mundo de las nuevas tecnologías?, se esta fraguando (si es que no lo ha hecho ya) una nueva burbuja tecnológica a punto de estallar.

    ¿Qué hemos aprendido?,… La evolución de los Smartphone esta en pleno proceso de “involución” tras un periodo de desarrollo acelerado. No debemos obsesionarnos continuamente con nuevos dispositivos que mejoren a los actuales,… Señores de la industria, ¡los móviles son para hablar!, aunque a algunos parecen haberlo olvidado.

  • Economía colaborativa: ¿Hemos metido al enemigo en casa?,…

    Uber, Blablacar, Airb&b,… lo colaborativo esta de moda, pero ¿qué hay detrás de estas compañías?,… intereses económicos por supuesto, pero también la necesidad de cubrir una demanda social incipiente y real. Por poner un ejemplo, sólo en España existen 29 millones de coches, de los cuales 5 apenas salen del garaje. O visto de otra forma, en España circulan al día unos 100 millones de asientos de coche vacíos,… ¿estamos siendo eficientes con los recursos de que disponemos?,… claramente ¡no!, pero tampoco estamos haciendo nada por cambiarlo.

    ¿Qué hemos aprendido?,… La economía colaborativa ha venido para quedarse, ahora bien, podemos poner todos los frenos legales, políticos y sociales que queramos, pero no vamos a lograr nada más que retrasarlo. Cuanto antes aceptemos que estamos ante un cambio de era, un cambio cultural y económico sin precedentes, antes daremos el paso hacia un nuevo modelo, más flexible, participativo y socialmente responsable. ¡Vamos!.

  • ¿Una nueva moneda u otro caso de especulación?: El BitCoin pierde fuerza,…

    ¿Recordáis hace unos años cuando todo el mudo hablada del nacimiento de una nueva moneda electrónica, robusta, segura, fuera del control institucional, imposible de falsificar, protegida frente a la especulación, bla, bla, bla?,… pues bien, a día de hoy el BitCoin ha sufrido una devaluación superior al 62% desde enero de 2014, y lejos de ser utilizada por todos, está de moda entre los cibercriminales profesionales, ¡fantástico!.

    ¿Qué hemos aprendido?,… El ser humano no tiene remedio, todo lo que toca se corrompe (en términos económicos). Da igual lo que hagamos, siempre habrá alguien dispuesto a quebrantar la ley, para su propio interés. Pero no esta todo perdido, o eso pensarían aquellos que dispuestos a superarse dieron sus vidas por el cambio. La idea es buena, no así su ejecución,… ¡Tendremos que esperar,… un poco más!.

Y no pensemos que esto ha sido todo pues aún quedan muchos “experimentos” que no han terminado de cuajar,… SmartTV, SmartCity, Smart… ¿Qué nos deparará el futuro?,… Sinceramente no lo sé, por el momento tendremos que esperar a ver que sucede con el futuro desarrollo de los drones de Amazon, los coches sin conductor de Google, las baterías “mágicas” de Tesla, y ¿Por qué no?,… el nuevo y “misterioso” motor emDrive que podría revolucionar los viajes espaciales (y las leyes de la física) en las próximas décadas.

¿Quién dijo miedo?, ¿Quién dijo riesgo?,… Solo aquellos que dudan hasta de su propia existencia, solo aquellos que viven de la crítica, de la envidia y del arrepentimiento, pueden pensar lo contrario: “El miedo al fracaso es la fuerza que nos empuja a ser valientes y afrontar el riesgo de ser mejores para llegar al éxito”.

Muchas gracias.

Copyright-protected by Digital Media Rights

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • Print