El futuro de la economía colaborativa

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • Print

¿Quién no ha oído hablar alguna vez de la economía colaborativa?,… Uber, Airb&b, Blablacar, entre otras muchas plataformas están a la orden del día,… A lo largo de los últimos años nos están bombardeando (de forma tal vez interesada) con noticias a acerca de la llegada de un nuevo “enemigo”, que acecha escondido detrás de la denominada nueva economía y que todo parece indicar ha llagado para quedarse,… ¿Nos estarán manipulando?,…

Economía colaborativa, ¿Qué es?,… Personalmente me gusta definirlo como un nuevo modelo económico y social (de base claramente tecnológica) que busca el intercambio de productos y/o servicios infrautilizados u ociosos entre particulares (P2P). O dicho de otro modo, “Un nuevo concepto de propiedad privada donde la clave reside en compartir y no en la tenencia o posesión del bien”,… ¿Estaremos ante el fin de un modelo o estilo de vida que ha permanecido inalterable durante décadas?,…

Deberíamos sentirnos afortunados,… estamos viviendo en primera fila como protagonistas una de las transformaciones sociales y económicas más importantes de todos los tiempos, un cambio de ciclo que empezó hace poco más de 4 años en medio de la agresiva crisis mundial que aún hoy estamos sufriendo y que algunos bautizaron como la llegada de la “primavera”.

Si miramos atrás en la historia, hace siglos pasamos de un mundo donde sólo unos pocos podían poseer todo aquello que querían (que no era mucho), a uno donde se democratizan las clases medias y su poder adquisitivo,… Surge el capitalismo más agresivo centrado en el crédito y el consumo,…

Pero se nos escapó de las manos y ahora vivimos en un mundo donde todos queremos tener de todo y eso mis queridos amigos es imposible de sostener, además de una falacia, porque no podemos olvidar que hay miles de millones de personas que no tienen de nada. Lo que tengo claro es que bajo el modelo actual no hay recursos para todos y que antes o después tendremos que buscar una solución justa y equitativa.

Pero entonces, ¿Cuál es el problema?,… Para entenderlo, voy a daros algunos datos que nos muestran la realidad de lo que está sucediendo y que puede ayudarnos a explicar y entender la solución. Sin ir más lejos, en el mundo se estima que hay objetos por valor de 500.000 millones de euros que no se utilizan (el 50% del PIB de español),… El 40% de los alimentos del planeta se desperdicia,… Los coches particulares pasan el 95% de su tiempo parados,… En EEUU hay más de 80 millones de taladradoras que sólo se usan 13 minutos durante su vida útil,… ¿Necesitamos todos tener de todo?,… yo creo que no, pero es una pregunta que desde luego invita a la reflexión.

Según estudios recientes, se calcula que la economía colaborativa tiene en estos momentos un potencial económico superior a los 80.000 millones de euros. Teniendo en cuenta que hoy esta cifra no supera los 26.000 millones de euros, parece más que evidente que esto no ha hecho sino más que empezar. Y no es sólo cuestión de unos pocos adelantados como Uber, Airb&b o Blablacar, existen otros muchos servicios que poco a poco se hacen hueco dentro de este nuevo modelo, tantos que no cabrían dentro de este post si los enumerásemos todos.

Continuando con los datos, según Nielsen el 53% de los españoles estarían dispuestos a compartir o alquilar bienes en un contexto de consumo colaborativo (superior a la media europea). Incluso por encima del 60% nos encontramos con Grecia o Portugal,… Y yo me pregunto, ¿Puede ser casualidad que el auge de este modelo aparezca tras un largo periodo de crisis económica global?,… Yo mas bien apostaría por la “causalidad”, que aunque se parezcan los términos, no significan lo mismo.

Ahora bien y aún con todo lo mencionado anteriormente, no voy a negar que la economía colaborativa pueda tener un lado “oscuro” que debemos analizar, entender y solucionar. Términos como: economía sumergida, seguridad y transparencia, derechos de los consumidores, apertura de mercados regulados, leyes de libre competencia, sistemas monopolizados,… Son cuestiones que debemos poner encima de la mesa y resolver. Y si bien aún no tengo clara la foto, lo que si puedo afirmar es que no se pondrá solución a través de la regulación, la prohibición, el miedo o la manipulación.

Si entendemos que el éxito de la economía colaborativa radica en un conjunto de cambios en la sociedad, en los hábitos de consumo y en el modelo de vida, la solución pasa más por la apertura del mercado, la democratización del modelo o simplemente dejar que actúe la capacidad que la sociedad tiene de auto-regularse.

Por tanto, ¿Qué es para mí la economía colaborativa?,… Lo tengo claro: “Una solución para mejorar la ineficiencia del mundo, un nuevo modo de entender la economía, más eficaz, innovadora, ecológica y justa”. Ahora bien tenemos dos opciones, seguir aferrándonos al pasado apoltronados en nuestras sillas esperando que nada cambie; o aceptar la existencia de nuevos modelos, salirnos de nuestra zona de confort y mirar de hoy en adelante el consumo colaborativo como una clara oportunidad de futuro y no uno cualquiera.

En estos momentos, algunos de los que fueron sus más acérrimos enemigos ya se han sumado al carro de lo colaborativo, ¿Y tú, a qué estás esperado?,…

Muchas gracias.

Copyright-protected by Digital Media Rights

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • Print