¿Cómo realizaremos los pagos en el futuro?

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • Print

Evidentemente, con dinero, bien sea virtual, con tarjeta o efectivo, el dinero es como la energía, ni se crea ni se destruye… ;-) Ahora en serio, no tengo la más mínima duda de que los medios de pago van a cambiar de una forma radical en el futuro, ahora bien, la cuestión no es el ¿Qué?, sino ¿Cuándo? y no menos importante ¿Cuánto?,… me explico:

¿Qué?… Tecnologías hay muchas y muy diversas, todas ellas diseñadas para momentos, entornos y necesidades diferentes. A continuación voy a destacar algunos ejemplos que se vieron los días 13 y 14 de abril en el Ier Congreso sobre Nuevas Formas de Pago organizado por Caixa Bank y el WSBI en Barcelona:

  • Pago vía móvil. El uso del móvil es una realidad y las puertas se abren a la creación de APPs que permitan pagar de forma rápida, segura y sencilla. Iniciativas como Apple Pay o Samsung Pay, los servicios de pago P2P o los denominados e-Wallets, están facilitando la adopción de este modelo.
  • Tecnología de proximidad. Sistemas como el NFC, o las tarjetas sin contacto, pueden suponer la desaparición a medio plazo del pago en efectivo. Su bajo coste y la capacidad de adaptación a múltiples soportes hacen de este medio uno de los sistemas con más recorrido durante los próximos años.
  • Dispositivos “Wearable”. Relojes inteligentes, gafas de realidad aumentada, pulseras Contactless,… son tecnologías que empiezan a abrirse camino para facilitarnos, entre otras muchas cosas, realizar pagos rápidos y seguros. Ahora bien, seamos realistas, creo que aún no estamos preparados para esto.

¿Cuándo?… La eterna pregunta que se hacen todos los “Gurus” de la tecnología. Aunque no me considero uno de ellos, os voy a dar mi opinión y tratar, ¿por qué no?, de predecir que sucederá en el futuro.

No tengo claro el momento preciso, pero si que será pronto: La crisis se acaba, un nuevo ciclo de crecimiento económico se abre camino y todas las señales apuntan a que antes de que acabe la década no usaremos el efectivo o la tarjeta de crédito, del mismo modo a como hoy lo hacemos.

Me aventuro a dar una fecha y no será antes del 2018 cuando el mercado empiece a dar los primeros pasos reales y no experimentos como hasta ahora. Primero serán las compras a través de Internet, luego los pagos más relevantes del día a día, para terminar incorporando el resto de gastos rutinarios como son un café, un paquete de chicles o el periódico,… ¿cómo, has dicho periódico?, si, y de papel,… pero sobre el futuro de la prensa escrita ya hablaremos en otro momento,… ;-)

¿Cuánto?… En relación a esta última cuestión se abren nuevas incógnitas. Si dejamos a un lado la tecnología y las predicciones, la clave se centra en los costes. La pregunta que deberíamos hacernos es ¿cuánto va a costar llevar a cabo un despliegue global de este tipo?

No hablamos de la panadería de la esquina, sino de todos y cada uno de los comercios, medios de transacción online, pasarelas de pago o sistemas de seguridad. Tal y como sucede con la desaparición de los combustibles fósiles, por mucho que queramos conducir coches eléctricos, ¿cuánto se tarda en adaptar las redes globales de producción, transformación, distribución y venta al consumidor?, pues en este caso es lo mismo.

No debemos perder el norte. El cambio se aproxima, pero ni es simple, ni rápido y mucho menos barato. Lo que si tengo claro es que llegará cuando los que “mandan” quieran que llegue,… así que, mientras tanto, vamos a disfrutar de lo que tenemos y a gastarlo con responsabilidad,… ;-)

Muchas gracias.

Copyright-protected by Digital Media Rights

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIn
  • Add to favorites
  • Print